Opinión

La tutoría y la disciplina escolar

COLUMNA: IDEL VEXLER

27 de Agosto del 2019 - 07:00 Idel Vexler

La Tutoría y Orientación Educativa se constituye el 2004 para ofrecer a los alumnos un servicio educativo cercano y permanente en la dimensión cognitiva, pero fundamentalmente en la socio-emocional-valorativa. Se concibe íntimamente ligada al desarrollo de todas las actividades curriculares, con la participación activa del director, el tutor formal, los docentes, los auxiliares, los padres de familia y los psicólogos. Para el efecto, considera varias áreas de intervención: personal-social, salud física y mental, apoyo académico, cultura y actualidad, orientación vocacional, ayuda comunitaria, y, por supuesto, convivencia y disciplina escolar.

Un video que muestra la falta de respeto de un grupo de alumnos a una profesora en un colegio del Callao ha generado un debate acerca de si se puede sancionar drásticamente a los alumnos. Muchos actores dicen que no es posible porque lo prohíbe el Minedu. Esto, que yo sepa, no es así. Lo que el sector establece es que no puede haber castigos o sanciones físicas y psicológicas descalificadoras y humillantes, que afecten el desarrollo del niño y del adolescente en proceso de formación.

Más bien, en el marco de la tutoría, es fundamental la disciplina escolar positiva para la formación integral del educando. Ante cualquier falta, luego de un estudio del caso, debe haber una sanción proporcional y recuperadora. El colegio debe ser un espacio formativo -con el apoyo y la participación convergente del hogar- para que los escolares aprendan a interiorizar y respetar las normas y los límites que rigen una convivencia social respetuosa y con justicia. A propósito: ¿cuándo el Ministerio de Educación restablecerá la Dirección Nacional de Tutoría, que se desactivó inexplicablemente el 2015?

tags