Opinión

La urgencia de un líder

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

13 de Febrero del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Ayer el presidente Pedro Pablo Kuczynski estuvo en la comisaría de Canto Rey, en San Juan de Lurigancho, donde el personal anteriormente destacado a esa unidad policial no mostró la operatividad necesaria como para impedir la violación y el asesinato de la niña Jimena a manos de César Alva Mendoza, quien desde el domingo está encerrado en el penal de Piedras Gordas en espera de una condena que ojalá sea de por vida.

Es de esperarse que la visita del Mandatario a dicha comisaría sea muestra de que el Estado, comenzando por su funcionario número uno, está preocupado por el caso y que ha decidido comenzar a tomar medidas que signifiquen la reducción de las alarmantes cifras de abuso de menores, que en algunos casos terminan en su muerte. Un buen inicio es asegurar que las sedes policiales sean lugares donde se trabaja por la seguridad de los niños y adolescentes.

Y es que como señalaba ayer en este mismo espacio, las violaciones y asesinatos de menores no se combaten con políticos oportunistas y opinólogos pidiendo pena de muerte vía Twitter, sino con acciones desde el Estado y la sociedad. La inoperancia de la comisaría de Canto Rey, con el personal ya cambiado, es una muestra de que las cosas no han venido funcionando y que hay mucho que corregir para evitar más casos como el de Jimena.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables tiene un gran trabajo por delante, especialmente en las zonas más alejadas del país. Queda claro que ataques como el de la niña Jimena pueden suceder en cualquier lugar, pero mientras en provincias no se hacen denuncias, en Lima sí pueden tener mayor eco y llevar a las autoridades a actuar. El compromiso debe ser de todos, incluyendo a los medios de comunicación.

Las grandes lacras que afectan a un país se afrontan con liderazgo, por lo que ojalá desde ahora veamos al presidente Kuczynski al frente de una gran cruzada que involucre a todos para poner freno al accionar de los llamados “monstruos” que, hay que decirlo, muchas veces están dentro de las propias familias de sus víctimas o entre los vecinos, por lo que el compromiso de lucha debería ser de todos los peruanos, con su mandatario a la cabeza.

tags