Opinión

La verdad de nuestros días

COLUMNA: Renato Sandoval González

13 de Septiembre del 2019 - 07:00 Renato Sandoval

Hace unos días leía un texto (Pérez, Gabriel Jaume, 2009) acerca de la verdad, y aun cuando la respuesta sobre su significado exacto puede ser difusa, se concluye que varios agentes construyen la misma según el contexto en que ocurren las cosas. Resulta hasta una práctica democrática, en la que las personas llegan a consensos. ¿Cómo es la verdad en nuestro país?

Actualmente, vivimos en medio de un conflicto entre aquellos agentes que buscan la construcción de la verdad para el Perú. Dos sectores muy marcados, distanciados por sus valores y sus cánones, pugnan entre sí -en el mejor de los casos- detrás de un término medio, el cual parece lejano.

Así tenemos, por un lado, a un grupo de ciudadanos que aplauden la lucha anticorrupción iniciada a raíz de los destapes sobre el manejo de la justicia y su interferencia política, así como las coimas de Odebrecht a políticos, empresarios y periodistas. Por el otro, un sector que califica aquella batalla de impertinente y falaz, acusando a sus rivales de lobos disfrazados de ovejas.

Siempre ha costado construir la verdad. Si retrocedemos a la década de los noventa, hasta hoy continúan las disputas acerca de quién merece el reconocimiento por la lucha antisubversiva. Ni la captura del terrorista y genocida Abimael Guzmán, del 12 de setiembre de 1992, logra un acuerdo nacional. Unos aplauden al GEIN y otros, a Alberto Fujimori.

Lo cierto es que la calle sí ha llegado a un consenso sobre la verdad nacional. La corrupción existe, deja pérdidas irreparables y es el nuevo terrorismo. No aceptarla como tal, como algunos quieren que lo hagamos, será una estéril tarea. Argumentos hay de sobra. Solo queda recordar nuestra histórica verdad para no volver a repetirla.

tags