Opinión

Las investigaciones meteorológicas

Columna de Julio Villafuerte Osambela

23 de Enero del 2018 - 07:20 Julio Villafuerte Osambela

La investigación, básicamente, consiste en encontrar verdades sobre nosotros y lo que nos rodea. Para realizarla se necesita un incentivo y una herramienta. El incentivo es el desarrollo de la humanidad y la herramienta, el financiamiento para realizarla. Esto significa que el problema que investiguemos se verá influenciado por intereses de quien financia.

En el país, el poco financiamiento para las investigaciones nace del Estado y para continuar con ellas es necesario productos rápidos y a escalas muy grandes para la toma de decisiones. No hay nada de malo en obtener resultados gruesos, pero tiene consecuencias en la misma investigación. Si analizamos el Fenómeno El Niño y no hay problemas, el público ni lo comenta y es probable que acabe su financiamiento. Si se descubre un problema potencial, lo normal es que profundicemos con más inversión, pero lamentablemente en la misma investigación gruesa.

Un problema potencial más teoría explicable atrae financiamiento para continuar investigando. Es por ello que tenemos muchas interpretaciones internacionales y nacionales del Fenómeno El Niño, que al final confunden el problema original a investigar y auguran muchos problemas potenciales futuros.

Esto se puede convertir en una industria, si los investigadores comienzan a estudiar campos específicos (como islas) y se olvidan del problema original (la protección de la sociedad y su entorno).

La explicación para justificar está en el enorme número de teorías que estudian el Fenómeno El Niño en el mundo, y que en algunos casos mantienen inversiones y aseguran empleos en los centros de investigación.

Si para el Perú, el Fenómeno El Niño es recurrente, debemos entender que su clasificación y nomenclatura no es el problema original, sino identificar los eventos que aportan al clima de estación, variándolo en diferentes partes del país. Nuestra investigación debe cambiar a ese rumbo. La receta la tenemos.

tags