Manfred Max Neef, economista, ambientalista y político chileno que lideró la formulación de la propuesta del Desarrollo a escala humana (Max Neef 1993), plantea que deben ser satisfechas las necesidades del hombre interpretando de otro modo la realidad y mediante una nueva forma de contextualizar el bienestar general de las personas.

Las necesidades humanas son condiciones básicas que se relacionan con el desarrollo holístico de las personas. Son carencias o potencialidades no desarrolladas de los individuos y los conglomerados sociales. Es indefectible, entonces, conocer qué y cuáles son las necesidades fundamentales de Max Neef. Estas son: subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación, identidad y libertad.

El reto de esta teoría radica en que políticos, gobernantes, economistas, profesionales, profesores, jueces, planificadores, líderes sociales, empresarios, padres de familia y los actores del desarrollo de los seres humanos —entre otros— sean idóneos para entender las necesidades humanas fundamentales. Desde luego, para identificarlas diagnósticamente; pero, sobre todo, para participar activamente en el desarrollo de políticas y medidas gubernamentales. e institucionales.

Como se puede inferir es necesario que en las políticas y medidas educativas nacionales, regionales, locales e institucionales - además de tener en cuenta el desarrollo evolutivo cognitivo y afectivo de los estudiantes- es muy importante considerar sus necesidades fundamentales en sus respectivos entornos territoriales, físicos, sociales e interculturales.

En el caso de los actores educativos, debiéramos todos converger con respuestas pertinentes para que los procesos formativos y pedagógicos sean de calidad y equidad y, consecuentemente, lograr aprendizajes significativos y útiles que contribuyan a satisfacer dichas insuficiencias.