Opinión

Le tocó a Rusia

Ningún Estado está libre de un ataque terrorista. Esta vez fue Rusia, que tuvo que soportar un vil atentado registrado en la ciudad de San Petersburgo, la segunda urbe más importante de ese país.

04 de Abril del 2017 - 07:04 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Ningún Estado está libre de un ataque terrorista. Esta vez fue Rusia, que tuvo que soportar un vil atentado registrado en la ciudad de San Petersburgo, la segunda urbe más importante de ese país. La pregunta que todos se hacen es por qué razón Rusia, un país lejos de Occidente, tradicional escenario de asaltos y ataques del terrorismo islámico. 

Vladimir Putin, presidente ruso, que había llegado a la ciudad donde sucedió el atentado para sostener una reunión con su homólogo de Bielorrusia, ha terminado de convencerse que el terrorismo no solo le ha puesto la puntería a los Estados Unidos o a Europa, sino también a su país que, aliado del régimen de Bashar Al-Assad, arreció contra las porciones del Estado Islámico que se hallaban en la ciudad de Alepo, empoderando nuevamente al dictador sirio y a su gobierno. Aunque al cierre de esta columna el Estado Islámico no había reivindicado la autoría del atentado, el ataque en el metro de San Petersburgo pone en alerta a los rusos, que no salen de su asombro. El acto terrorista los ha cogido de sorpresa. El mes anterior, el embajador ruso en Turquía fue abatido. Los sucesos recientes no son obra de la casualidad. Está claro que Rusia también se ha convertido en un serio obstáculo para el EI y, en esa idea, los terroristas le han puesto el ojo para buscar desestabilizar al país más importante de la región euroasiática, pero que también se ha convertido en un actor relevante -como en el pasado- de las relaciones internacionales.

Putin ha sabido manejar hasta ahora con notable destreza el liderazgo de Rusia en el ámbito regional, pero deberá admitir que siempre creyó que los ataques terroristas jamás serían para su país o por lo menos no por ahora. Cuánto quisiera reaccionar con la misma rapidez con que decidió la anexión de la península de Crimea (parte de la soberanía de Ucrania), pero el propio Putin sabe que eso tendrá que esperar. El atentado ha vuelto más vulnerable a Rusia y eso no es nada bueno.

tags