Opinión

​El liberalismo peruano

Columna de Alberto de Belaunde

30 de Diciembre del 2018 - 06:03 Alberto de Belaunde

Gran interés ha generado -en entusiastas y críticos- la creación de la Bancada Liberal. Una de las primeras labores que tenemos como grupo parlamentario es explicar qué liberalismo inspira nuestro trabajo conjunto. Por mucho tiempo se ha querido señalar que el liberalismo es sinónimo y se agota en el libertarianismo económico, simplificación equivocada que ignora la riqueza e historia del pensamiento liberal en el Perú.

Como bien ha recordado en un reciente artículo Rafael Roncagliolo, el liberalismo tiene profundas raíces en la política peruana del siglo XIX: José Baquíjano y Carrillo, Luis Benjamín Cisneros, Domingo Elías, Manuel Pardo y Lavalle, entre otros. Roncagliolo señala: “Los liberales peruanos forjaron el ideal de una república genuinamente republicana. Defendieron el equilibrio de poderes, los derechos de los indígenas, la abolición de la esclavitud y la lucha contra la corrupción. Se opusieron al mercantilismo de los empresarios que privatizan el Estado en su propio beneficio particular”.

Esa es la tradición liberal en la que se enmarca nuestra bancada, conscientes de las lecciones de la historia y los retos sociales de la actualidad. El liberalismo no es enemigo del Estado ni lo desprecia; por el contrario, los liberales creemos que el Estado es un actor clave, que debe estar al servicio del ciudadano para que cada uno pueda -independientemente de su origen o condición- desarrollar plenamente sus capacidades y ejercer su libertad individual.

La bancada liberal nace no solo para organizar nuestro trabajo en el Parlamento; nace para ayudar a recuperar el espacio que merece el liberalismo republicano en nuestra política. Estamos confiados en que no estaremos solos en este esfuerzo.

tags