Opinión

Limitar las pugnas a lo mínimo

COLUMNA: EDITORIAL

06 de Septiembre del 2019 - 07:30 Editorial

Cuando todos creíamos que tras la reunión entre el presidente de la República, Martín Vizcarra, y el titular del Congreso, Pedro Olaechea, la tensión entre ambos poderes iba a disminuir, algunos sucesos posteriores demostraron que el “estado de gracia”, tan necesario para el país, fue “flor de un día”.

La sensación es que hay disputas políticas para rato. ¿Qué significa para el país una crisis política como la que ocurre hoy? Indudablemente resulta difícil efectuar un balance optimista, ya que este panorama toca también aspectos económicos. Esperemos que esta coyuntura no provoque la paralización de nuestras fuerzas productivas. Aguardemos que este ánimo de encono no nos ubique en un escenario que nadie desea.

Ante el nuevo encontronazo, a raíz de las decisiones de la Comisión de Fiscalización del Congreso, el jefe de Estado ha dicho que “esta actitud de intimidación pretende dañar al Ejecutivo, pero no lo logra”. Y añadió que “el Congreso justifica día a día nuestro pedido (de adelanto de elecciones)”. En tanto, Olaechea respondió: “Fiscalizar no es obstruir (…) aceptar la fiscalización es el deber no solo de un demócrata sino de un funcionario honesto”.

La clase política debe hacer de la necesidad de dialogar y buscar consensos una virtud. La primera decisión debe ser limitar las pugnas y los desencuentros a lo mínimo.

El último sondeo de Pulso Perú da cuenta de que la propuesta de adelanto de elecciones tiene un respaldo del 64%, cuando el mes pasado era del 78%. ¿La ciudadanía habrá visto que este tema genera inestabilidad y por eso ya no apuesta por él con tanto énfasis? Esperamos que esa prudencia de la gente la tenga también el poder.

tags