Opinión

Los gobernadores de confianza

COLUMNA: Renato Sandoval González

31 de Mayo del 2019 - 07:00 Renato Sandoval

Aunque no se hable mucho de ellos, la presencia de los gobernadores regionales al lado del jefe de Estado, Martín Vizcarra, ha sido silenciosa y fundamental. En la fotografía muestran un respaldo a la cuestión de confianza planteada por el Gobierno Central, frente a los cabes metidos por el Congreso en la reforma política y la lucha contra la corrupción.

Algunos despistados han manifestado que los gobernadores se han vendido por un plato de lentejas para hacer obras en sus regiones. Estos mismos son aquellos aduladores del sistema corrompido desde hace décadas que impera en varias instituciones del Estado, como el Legislativo.

Ojo que varios de los gobernadores, así como los alcaldes, acuden más a los congresistas cuando se trata de agilizar expedientes o aumentos del presupuesto. Entonces, no es tan cierto que las autoridades regionales estén a merced de un Ejecutivo. Caso contrario, aunque un poco ilógico, este no sería un apoyo voluntario sino un secuestro político.

Desde el inicio de la gestión de Pedro Pablo Kuczynski, el sentir de las autoridades de provincia era de rechazo al Parlamento, que se manejaba a capricho de Fuerza Popular y el APRA, por encima de los intereses públicos. Por eso, una estrategia política de aquella administración era apoyarse en las regiones para presionar al Legislativo.

De esta manera, algunos congresistas, en su mayoría de Fuerza Popular, no vieron con agrado el estado de confrontación de la bancada naranja y fueron abriéndose a sus intereses. Sintieron, por ejemplo, que cuando estaban en su semana de representación no eran bien recibidos. Claro, su carta de presentación era la pugna con el Ejecutivo por el control político.

En provincia no se come ni se respira política. Se vive, muchas veces, de las necesidades corrientes. Interesa, sí, pero su población está más pendiente en lo que haga su gobernador, su alcalde o su congresista. Esto termina influyendo más en sus vidas que si Bartra hace su pataleta en el Legislativo. Ojalá se den cuenta.

tags