En el último sondeo de Ipsos-Perú se da cuenta que la personalidad del año en nuestro país es el entrenador argentino Ricardo Gareca. El 28% de encuestados lo ponen en el primer lugar. En tanto, el segundo puesto es el ítalo-peruano Gianluga Lapadula. Luego vienen políticos, médicos y un escritor.

No es raro, como dicen algunas pancartas, vivimos en un país en el que se le exige al técnico de la selección y a sus jugadores más que a los políticos. ¿Por qué? Porque son los únicos, que hoy por hoy, pueden unir y darle alegría al país. Es evidente que en muchos momentos del año, Gareca parece también el entrenador de todos los peruanos. Lo ayuda la afición de nuestros compatriotas por el fútbol. A partir de allí se genera una conexión emocional que no admite discusiones.

La política es división y enfrentamientos, el fútbol es asociación para lograr objetivos. La Federación Peruana de Fútbol es un buen referente y por ello la FIFA y la Conmebol saludaron la elección de la Junta Directiva encabezada por Agustín Lozano. En la carte de felicitación firmada por Gianni Infantino, presidente de la FIFA reafirma su apoyo a la FPF y lo compromete a trabajar en favor del desarrollo del fútbol peruano. La Fifa y la Conmebol realizaron diversas gestiones junto a Lozano en el 2021. También realizaron importantes inauguraciones de infraestructura en todo el país. Además, la FPF superó con calificación positiva las diversas auditorías de estos organismos. Ahora el trabajo de Lozano será no defraudar y seguir fortaleciendo el crecimiento de nuestro fútbol, profesionalizar a los dirigentes, apoyar a los menores y concretar la nueva Liga Escolar. Quizás por estos logros, la gente confía más en el fútbol que en la política.