Opinión

Los “verdes”

Columna de Iván Slocovich Pardo

13 de Enero del 2018 - 07:02

Ahora que viene el papa Francisco y que uno de sus pedidos al venir al Perú ha sido visitar Madre de Dios, debido a la devastación ambiental que ahí existe con todo lo que ello conlleva, como es la explotación sexual infantil y laboral, y la evasión tributaria, sería bueno preguntar a personajes como Marco Arana y Gregorio Santos, quienes surgieron en la vida política del Perú como defensores del ecosistema, qué han hecho para evitar esa tragedia.

Desde que se convirtió en congresista del Frente Amplio, el exsacerdote Arana se ha dedicado a cualquier cosa, menos a hacer algo por frenar la catástrofe ambiental que existe en la mencionada región desde hace décadas por la acción de extractores ilegales de oro que riegan sus químicos y contaminan suelos y ríos, al tiempo que matan la vegetación. Si su lucha en Cajamarca era en defensa de nuestro hábitat, ¿por qué se queda de brazos cruzados por Madre de Dios?

Sea porque en este caso no hay involucrada ninguna gran empresa minera, esas que tanto les molestan a los de izquierda, o por otra razón, parece que a este congresista no le llaman la atención esas imágenes dramáticas que muestran el grado de devastación en la mencionada región, que además presenta alarmantes cifras de explotación sexual y laboral, todo esto por efecto de la ilegal extracción de oro en la zona.

Otro personaje que anda en todo, menos en exigirle al Estado el freno al horror de Madre de Dios, es Gregorio Santos, quien parece estar más interesado en lavarle la cara a terroristas que quieran entrar en política -tal como ha adelantado en entrevista a Correo- que en defender la ecología. Si tanto le gustan las marchas y movilizaciones, ¿por qué no hace una exigiendo que la autoridad caiga con todo a los extractores ilegales de oro de nuestra Amazonía?

Si tenemos dos “ambientalistas” que trascendieron a Cajamarca y hoy son congresista (Arana) y ex candidato presidencial (Santos), mucho podrían hacer por el medio ambiente, ahí donde el Papa irá a llevar consuelo y esperanza, salvo que sus discursos “verdes” contra Yanacocha hace algunos años hayan sido un cuentazo para surgir políticamente y pasar así a las ligas mayores que les permitan acceder a cargos públicos.

tags

    Más de