Opinión

Lucha que no se debe detener en el 2018

La población durante los últimos años reclama como prioridad atender el tema de la falta de seguridad

30 de Diciembre del 2017 - 07:20 Editorial

Este año, al que le quedan dos días para extinguirse, no fue del todo malo para uno de los asuntos más difíciles por tratar, como es el de la lucha contra la inseguridad que golpea a las principales ciudades de las regiones en general.

La población durante los últimos años reclama como prioridad atender el tema de la falta de seguridad, y que sus gobernantes de turno lo solucionen para vivir en una sociedad que le brinde tranquilidad.

Acaba de darse un cambio en el Ministerio del Interior. Se fue Carlos Basombrío e ingresó Vicente Romero, este último tiene una papa caliente en sus manos para trabajar en la lucha -sobre todo- contra el crimen organizado que genera inseguridad.

El saliente ministro cumplió una labor aceptable al frente del cargo por su permanente presión y exigencia al personal de la Policía Nacional, situación que le permitió alcanzar logros, en especial en la desarticulación de organizaciones dedicadas a controlar instituciones y jurisdicciones, que en base a actos de corrupción se enriquecieron.

La detención de estos grupos se cumplió en regiones del norte, centro, Lima y sur chico, empero queda pendiente esta labor en el sur, donde hay personas sobre quienes pesan indicios en delitos como tráfico de terrenos, trata de personas, minería ilegal, contrabando y otros que alimentan la inseguridad. Esto requiere de un constante trabajo de inteligencia para intervenirlos.

Una lucha que debe seguir Romero en el 2018 y, si es posible, mejorar lo hecho por Basombrío. El país lo exige.

tags