Opinión

M. Vizcarra: a un año de gobierno

​El 23 de marzo del año pasado, el entonces vicepresidente de la República, Martín Vizcarra, asumió la Presidencia por la renuncia de PPK.

24 de Marzo del 2019 - 08:31 Rolando Sousa

El 23 de marzo del año pasado, el entonces vicepresidente de la República, Martín Vizcarra, asumió la Presidencia por la renuncia de PPK. Un año constituye un tiempo suficiente para que un gobierno realice acciones concretas que redunden en beneficio de sus gobernados. Lamentablemente, esto no ha ocurrido. Este gobierno no tiene ningún logro que mostrar que justifique su gestión.

Por el contrario, inició una confrontación agresiva y permanente con el Congreso (apoyado por un gran sector de la prensa que se benefició de la derogatoria de la Ley Mulder), que lo catapultó en las encuestas, que ahora muestran un sostenido descenso. Realizó una inaceptable injerencia en el Ministerio Público para remover de su cargo al FN, amparándose en su lucha contra la corrupción, la que ni él mismo ha podido esquivar con éxito, por la relación que tuvo la empresa constructora de la que fue accionista con un consorcio integrado por la firma Odebrecht.

Pero lo más saltante fue que impulsó un proceso de referéndum para modificar la Constitución, proponiendo la no reelección de los congresistas y el retorno a la bicameralidad; pero, sobre esta última, llamó a votar en contra, argumentando que su propuesta original fue tergiversada por el Congreso.

Propuso la creación de una Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política, que el miércoles pasado presentó públicamente su propuesta, contenida en doce iniciativas para que se conviertan en proyectos de ley. Un informe de más de cuatrocientas páginas que requiere ser revisado con detenimiento para poder comentar cuál sería su verdadero impacto global, positivo o negativo, en el sistema político peruano.

No obstante, resulta válido decir que proponer nuevamente el retorno a la bicameralidad y sugerir que la no reelección de congresistas aprobada en el referéndum fue una reforma negativa es la demostración palpable de que dicho referéndum fue una pérdida de tiempo. 

tags