Opinión

Mano dura contra la extorsión en construcción civil

Columna: EDITORIAL

13 de Noviembre del 2017 - 07:30 Editorial

Es neurálgico lo dicho el viernes último por el contralor Nelson Shack durante una visita efectuada a Chimbote y Huarmey en el sentido de que las autoridades competentes, empezando por el Ministerio Público y la Policía Nacional, tienen que poner freno a las bandas de extorsionadores que desde el ámbito de la construcción civil ya han comenzado a echar ojo a las obras tras El Niño costero.

En declaraciones que recoge Correo en sus ediciones del norte del país, el funcionario ha señalado que hay denuncias de extorsiones en las obras preventivas que vienen ejecutándose, por lo que hizo un llamado a los gobiernos regionales, a las municipalidades, a la Fiscalía y a la Policía para que adopten medidas contra esta situación que, lamentablemente, es una constante.

Si en Lima la gran mayoría de empresarios constructores, pequeños, medianos y grandes, han tenido que vérselas con las amenazas de representantes de seudo sindicatos de la construcción, en el norte el problema siempre ha sido mayor. Y si a eso le sumamos que ahora hay más recursos para hacer las obras de reconstrucción, el riesgo es mucho mayor.

El Estado y sus instituciones tienen un gran pendiente con la ciudadanía al no haber logrado frenar esta lacra, que lleva varios años enquistada en un sector vital para el desarrollo del país como es el de la construcción, y más ahora con los esfuerzos que se hacen tras El Niño costero del último verano. Urge poner mano dura contra estos delincuentes que fungen de obreros para sacar su tajada a punta de amenaza y de pistola.

tags