Opinión

Mano dura contra narcoterroristas

​El cobarde atentado narcoterrorista en la provincia de Churcampa, región Huancavelica, contra una patrulla policial que dejó el lamentable saldo de tres policías muertos, ha puesto en evidencia la falta de estrategia en la lucha contra estos delincuentes.

08 de Septiembre del 2017 - 07:30 Editorial

El cobarde atentado narcoterrorista en la provincia de Churcampa, región Huancavelica, contra una patrulla policial que dejó el lamentable saldo de tres policías muertos, ha puesto en evidencia la falta de estrategia en la lucha contra estos delincuentes.

En los últimos meses, en la zona del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) y provincias cercanas, las emboscadas y ataques de los narcoterroristas costaron la vida de 10 efectivos policiales y militares, en tanto que 9 resultaron heridos. Una cifra que demuestra que el Estado no tiene planes inmediatos para neutralizar esta insania de los remanentes de Sendero Luminoso.

El fiscal adjunto de Pampas, Dalmiro Quintana Villa, quien estuvo en el lugar de los hechos, dijo al final de sus declaraciones: “Encontraremos a esos miserables”.

La indignación y la rabia son comprensibles, pero se necesitan métodos para derrotar definitivamente a los narcoterroristas. Más allá de las palabras efusivas, hay que combatir a estos delincuentes con mano dura, pero para ello se requiere crear mecanismos y leyes para vencer a esta lacra, que no debe resurgir, que nunca más debe volver.

El terrorismo, unido al narcotráfico, asola las zonas del centro del país y ha intensificado la violencia. El Gobierno tiene que tomar decisiones concretas y no acordarse del Vraem cada vez que hay atentados y mueren policías.

Es necesario unirse ante este enemigo común, y luchar de forma unificada contra este flagelo. Basta de discusiones sin sentido y peleas entre nosotros, porque eso solo beneficia a los asesinos.

tags