Opinión

Más filtros en la Policía

Vemos a menudo que hijos de prontuariados maleantes caen en operativos efectuados por sus propios colegas de oficio

19 de Julio del 2019 - 07:17 Renato Sandoval

Con más frecuencia se observa que varios policías están inmersos en hechos delictivos. Pero ahora las cosas han empeorado. En Trujillo, a un policía lo acaban de descubrir robándo dos pistolas de sus compañeros, mientras otros cinco colegas irán a prisión por, presuntamente, integrar una banda criminal. La mayoría son jóvenes.

Lamentablemente, las escuelas de suboficiales están sirviendo de refugio para hampones o aspirantes a serlo. Por la premura de sacar grandes cantidades de agentes a las calles, estamos olvidando imponer filtros más efectivos que eviten la proliferación de delincuentes en la institución.

Conozco casos de personas que, como último recurso para trabajar, postulan para ser efectivos del orden. Otros, en cambio, son enviados a la escuela de subalternos a modo de infiltrados. Estos últimos son familiares directos de delincuentes o jóvenes miembros de grupos criminales.

Lamentablemente, durante todo este tiempo en que se ha requerido la presencia de más policías, no se ha puesto el ojo en la calidad de personas que postulan. Peor aún, no hay requisitos que rechacen a quienes tengan nexos con el hampa. Vemos a menudo que hijos de prontuariados maleantes caen en operativos efectuados por sus propios colegas de oficio.

El Ministerio del Interior, responsable de la seguridad nacional, debería garantizar la calidad de postulantes. En vez de estar formando a gente de bien que haga cumplir la ley, estamos invirtiendo tiempo y dinero en preparar a delincuentes más diestros con las armas y las estrategias policiales.

Espero que algún congresista, miembro de alguna comisión que valga la pena, se interese en esta problemática que cada vez empeora más. Tanto se desgañitan hablando de la seguridad ciudadana y no identifican uno de los problemas de la institución policial.   

tags