Opinión

Mejores filtros en el Congreso de la República

COLUMNA: EDITORIAL

16 de Mayo del 2018 - 07:30 Editorial

¿Qué le pasa a nuestro Congreso de la República? Aunque son los parlamentarios quienes proponen con qué personal desean trabajar en sus despachos, mínimo debe haber un filtro en el área de Recursos Humanos para que no ingrese cualquiera. Así se hubiera vetado, por ejemplo, el ingreso de condenados por terrorismo.

Siempre hemos responsabilizado a quienes llevan personas de dudosa reputación o sin capacidad profesional a ejercer cualquier función en el Parlamento. Son los legisladores quienes deben responder por la gente que los rodea, pero también hay que ponerle los ojos a la institución y a su escaso control.

Ahora vemos a condenados por terrorismo, aunque antes hubo empleadas del hogar fungiendo de profesionales técnicas en un despacho del Congreso y trabajadores fantasma que nunca pisaron el hemiciclo. A esta institución se le escapan las tortugas y nunca se responsabiliza por la gente que labora allí. ¿No hay un filtro más o menos decente? Que sepamos, el pago a este personal sale de todos nuestros bolsillos, no de quien lo ofrece.

La legisladora del Frente Amplio María Elena Foronda debe responder por llevar al gato de despensero. Sin embargo, también lo debe hacer el área encargada del Legislativo, por carecer de una mejor técnica de selección de los empleados. Si un parlamentario quiere darle trabajo a una persona de su confianza, esta debe contar con requisitos mínimos para su ingreso.

Por lo demás, esperamos que, así como el presidente del Congreso, Luis Galarreta, prometió entregar información a la procuraduría antiterrorismo sobre el personal que labora en dicha entidad, también se invierta tiempo en ejecutar una depuración de quienes cumplen o no con el perfil requerido para el trabajo.

tags