Opinión

Mi querido Fidel

“Mi querido Fidel”, así se llama el libro de la guapa alemana Marita Lorenz, inquieta chica que sobrevive al campo de concentración Bergen-Belsen, a los siete años fue violada por un soldado norteamericano.

29 de Noviembre del 2016 - 07:26 Ronnie Jurado Adriazola

“Mi querido Fidel”, así se llama el libro de la guapa alemana Marita Lorenz, inquieta chica que sobrevive al campo de concentración Bergen-Belsen, a los siete años fue violada por un soldado norteamericano.

Su padre era capitán de su propio barco el “Berlín” y ella siempre quería viajar con él, pero como se lo prohibieron, normalmente se ocultaba y ya en altamar salía y se presentaba ante él con su clásica frase: “Mi capitán, sin novedad el barco, yo estoy pelando papas para el almuerzo” y pedía permiso para retirarse, lo que obligaba a su progenitor a abrazarla y besarla.

Cuando el “Berlín” llegó a La Habana en 1959 Marita tenía 19 años, ahí conoció a Fidel Castro, comandante victorioso y carismático líder, se enamoró perdidamente del cubano, y al poco tiempo quedó embarazada, seis meses después pierde al hijo en circunstancias poco claras, quien aparece después con otro nombre y apellido.

Marita retorna a Estados Unidos y la CIA la recluta nada menos que para matar a Fidel, la entrenan mental y físicamente y le dicen: “Si matas a Fidel la cristiandad se salvará de la invasión comunista”.

Cuando regresa a Cuba a cumplir su misión, logra entrar a la alcoba de Fidel con la pastilla que pondría en su vaso, pero se arrepiente porque lo amaba. Fidel sin embargo la recibió con una frase: “lo sé, has venido a matarme, mátame” le dijo, y le ofrece su pistola.

El libro es una exquisitez, recomiendo lo lean.