Opinión

Museo de Arte Santa Teresa, una joya para el mundo

Columna de Héctor Mayhuire Rodríguez

25 de Diciembre del 2017 - 07:18 Héctor Mayhuire R.

Se encuentra en pleno centro de Arequipa, a menos de cinco cuadras de otra joya, como es el Monasterio de Santa Catalina, uno de los atractivos más visitados por los turistas nacionales y extranjeros. Se trata del monasterio de la orden Carmelitas Descalzas de Santa Teresa, edificado en 1710.Un complejo arquitectónico que a simple vista sorprende desde el exterior por su altas murallas construidas con la sangre de los volcanes, el sillar, y que se corona con una imponente iglesia, que pese a la furia de los terremotos que sacudieron la Ciudad Blanca se mantiene en pie.Los movimientos telúricos que son frecuentes en la región han dejado su huellas en la edificación; sin embargo, mantiene toda su belleza exterior, y sobre todo la guarda en su interior en sus diferentes salas y pasajes que por años estuvieron escondidos a los ojos del mundo y hace un par de años fueron abiertos.Hace poco tuve la suerte de conocer el convento de Santa Teresa y gran parte de las instalaciones forman parte de un impresionante museo y otros atractivos que los visitantes pueden apreciar, como su impresionante pileta de piedra de alabastro o de Huamanga.Sin duda, el Museo de Arte Colonial Santa Teresa tiene atractivos tan iguales o parecidos a los del monasterio de Santa Catalina.QEn estos días de Navidad es propicio conocer el Nacimiento del Baúl y uno puede ver de cerca el fino trabajo de los artesanos que lo confeccionaron -según cuentan- en 1730. Está conformado por más de 300 pequeñas figuras que describen diversas escenas de la vida de Jesús. Una joya de la arquitectura colonial que cada día recibe más visitantes y cuyos ingresos permiten su conservación para que sus tesoros los conozcan más personas. Merece ser conocido este museo. 

tags