Opinión

Necesaria investigación

El Ministerio del Interior debería someter también a una investigación a los agentes que ingresaron a la casa

19 de Abril del 2019 - 07:35 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Mal hacen los integrantes del Equipo Especial del Ministerio Público a cargo del caso “Lava Jato” al expresar su “preocupación y profundo rechazo” por el hecho de que el Órgano Desconcentrado de Control Interno de su institución haya decidido investigar de manera preliminar a los fiscales José Domingo Pérez y Henry Amenábar, a fin de esclarecer cualquier irregularidad que pueda haber sucedido durante la diligencia de detención contra el fallecido expresidente Alan García.

Estamos hablando de una persona muerta por mano propia en medio de una intervención a cargo de personal del Ministerio Público y lo lógico sería que el equipo a cargo del fiscal superior Rafael Vela Barba sea el primer interesado en allanarse a las pesquisas de su institución y esclarecer los hechos. Sin embargo, los magistrados han optado por reclamar públicamente que se investiguen los instantes previos al suicidio del exmandatario en su casa de Miraflores.

Nadie puede culpar a los fiscales Pérez y Amenábar, ni al Equipo Especial, por la decisión personal del expresidente García de autoeliminarse antes de ser arrestado por presuntos actos irregulares vinculados al caso Odebrecht. Sin embargo, por qué rechazar la investigación, que no es una acusación ni un intento de alguna fuerza oculta por entorpecer su trabajo ni bloquear la muy necesaria lucha contra la corrupción que a todos nos golpea.

Por su parte, el Ministerio del Interior debería someter también a una investigación a los agentes que ingresaron a la casa del expresidente García. Los policías de la División de Investigación de Alta Complejidad (Diviac) tampoco estarían siendo condenados por la muerte de quien iba a ser su detenido, pero hay que esclarecer si se siguieron los procedimientos. En un Estado de derecho no hay gente intocable, ni de aquí ni de allá.

La investigación de oficio a cargo de Control Interno está muy bien y que siga adelante pese al reclamo, porque nadie puede creerse perfecto ni infalible. Mientras tanto, el Equipo Especial debe de seguir con su trabajo, que sin duda será arduo la próxima semana en Brasil, donde tendrá a su cargo el interrogatorio al corruptor mayor en el Perú, Jorge Barata, quien debería confirmar todas las hipótesis de los fiscales, que ya han llevado a varios a ser privados de su libertad.

tags