Opinión

A Niño revuelto…

Columna de opinión del oronel FAP, meteorólogo, OMM Julio Villafuerte Osambela

10 de Enero del 2019 - 08:04 Julio Villafuerte Osambela

Perú agrícola, Perú minero, Perú pesquero. Prácticamente, todo lo que cualquier país desea lo tenemos y todo esto ligado a la meteorología. Gran porcentaje de la economía nacional se mueve en estas tres actividades y la meteorología las unifica, pues de acuerdo a su comportamiento y el desarrollo del clima, verán su participación en la economía nacional, que afecta al peruano que trabaja.

Por ello, es importante saber explicar y brindar con serenidad y confianza los diagnósticos meteorológicos. La expresión fenómeno El Niño trae consigo el temor de estos sectores a la inversión económica en casi todo el país y, prácticamente, paraliza sus aportes para ese año, causando un deterioro en la economía nacional.

Este año se ha anunciado la presencia de un fenómeno El Niño de categoría DÉBIL y así será. Sin duda, esta alerta hace que dichos sectores frenen sus acciones. No obstante, si a estos se les informase adecuadamente que este año habrá una estación de lluvias ligeramente superior a lo normal, sin duda apostarían a ojos cerrados a invertir más, ya que siempre va a ser mejor un poco más de agua si es que la saben administrar.

Un fenómeno El Niño “débil” no es más que solo una estación de lluvias ligeramente superior a lo normal.

El año 2016 se perdieron millones de soles porque se advirtió un evento que nunca ocurrió, y en 2017 se pronosticaron sequías y sufrimos las lluvias que recordamos. El saber expresarse es importante y caer en la excusa de echarle la culpa a la ciencia y dejar de perder millones que el país necesita no es la idea. La protección de un país depende mucho de su vigilancia.

tags