Opinión

No a la xenofobia

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

27 de Agosto del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Hace bien el Gobierno en poner en marcha una campaña contra la xenofobia y cualquier tipo de maltrato contra los ciudadanos venezolanos que llegan al Perú escapando del horror de la dictadura de Nicolás Maduro, esa que en nuestro país tanto han apoyado, incluso desde el actual Congreso, sectores de izquierda que por estos días están mudos ante el desastre humanitario del que también son cómplices.

Más allá de poner controles y filtros para impedir el ingreso de algunos delincuentes como los que hay en cualquier país del mundo, los peruanos, comenzando por el Gobierno, debemos recibir a los venezolanos de la misma manera como en años anteriores queríamos que sean acogidos los compatriotas que salían de acá rumbo a Chile, Argentina, Italia y Estados Unidos, huyendo del terrorismo y las dificultades económicas.

Estas personas están viviendo un drama. No han dejado sus hogares y sus familias por hacer turismo o porque acá se come muy bien y tenemos lindas playas. Han cruzado la mitad del continente en las peores condiciones porque Venezuela se ha convertido en un infierno bajo las botas de Maduro, un gobernante que por acá, lamentablemente, tiene admiradores entre personajes que con toda seguridad jamás harán un mea culpa por su apoyo a una dictadura inmunda.

A todos esos políticos y congresistas peruanos que aún sacan cara por Maduro, habría que pedirles que vayan a vivir por un tiempo a Caracas para que conozcan “las mieles” del sistema fracasado que defienden y que ha convertido a un país rico en un lugar donde incluso es imposible conseguir alimentos básicos y medicinas. ¿Qué dice Verónika Mendoza? ¿Qué opina Manuel Dammert? ¿Por qué tanto silencio desde Nuevo Perú y el Frente Amplio?

De otro lado, si en el Perú existen tantas ONG dedicadas a la “defensa de los derechos humanos”, habría que ver si por estos días dichas entidades, que cuentan con generosos recursos, pondrán a trabajar toda su maquinaria de abogados, sociólogos, antropólogos y “opinólogos” para impedir el maltrato y la explotación a los más de 400 mil venezolanos que ya se encuentran entre nosotros. ¿O es que este tipo de labor no es “rentable”?

tags