Opinión

#No-Nos-Representan

COLUMNA: Renato Sandoval González

22 de Marzo del 2019 - 07:00 Renato Sandoval

Está muy de moda la polémica frase #NoNosRepresentan sobre las movilizaciones feministas. Esta vez quiero anclar la misma a la semana de representación de los congresistas de provincia, quienes reciben esos 2,800 soles libres de polvo y paja sin que los electores conozcamos qué hacen con el billete.

Al inicio de cada gestión, es muy normal ver la avalancha de congresistas que se asoman por sus regiones para fiscalizar la labor de las autoridades locales y una que otra denuncia ciudadana. Sin embargo, con el transcurrir del gobierno, todo ello se va diluyendo hasta que en su lugar llegan incluso los asesores.

No estamos hablando de todos los parlamentarios, pero sí de un buen número de legisladores del interior que utilizan dichos tiempo y recursos para sí mismos y no para quienes, supuestamente, representan. Así, algunos trabajan solo unas horas y desaparecen del mapa regional.

Como nadie fiscaliza qué hacen los congresistas durante esta semana de representación, ni los electores ni los medios de comunicación pueden encontrarlos. Tenemos mucha experiencia en esta cacería de legisladores, a quienes incluso se los ha visto en eventos sociales pachangueros más que en citas de coordinación para analizar los problemas más urgentes.

Por ello, creo que durante la semana de representación en realidad los congresistas #NoNosRepresentan. Sería mejor que eliminen esa asignación de sueldo camuflado y que si tienen ganas de venir a ver cómo están sus electores o la ciudad que los cobija, entonces que lo hagan por su propia voluntad.

No se puede obligar a un parlamentario a que vuelva a su ciudad con todos los gastos pagados. Es más, ni eso cumplen. Ello debería ser voluntario, sin un sol más. Tarde o temprano, van a tener que regresar pero con la suya, si es que quieren seguir en la carrera política. Extendiéndoles un cheque solo se los malacostumbra a que hagan uso inadecuado de ese dinero. 

tags