Opinión

​Noticia de suicidio

La regla general es no cubrir suicidios, a menos que se trate de un caso de interés público

20 de Abril del 2019 - 07:45 Ariana Lira

Entre las muchas discusiones que se han generado en las redes estos días a raíz de la muerte de Alan García, una de las más presentes ha tenido que ver con la manera en que los medios de comunicación han cubierto el hecho, y no han sido pocas las críticas contra los periodistas encargados de informar sobre el suicidio del expresidente.

Lo cierto es que la crítica es positiva y productiva, en tanto nos lleva a reflexionar sobre cómo realizar nuestro trabajo en circunstancias en las que hacerlo mal podría tener consecuencias fatales. De hecho, no son pocos los estudios científicos que han demostrado que las noticias con respecto a suicidios pueden generar -debido a un estímulo de imitación- que otras personas propensas al suicidio tomen la decisión de quitarse la vida. Este fenómeno, llamado “efecto Werther”, aumenta cuando quien cometió el suicidio es una figura pública.

Debido a la importante responsabilidad que esto significa para los hombres y mujeres de prensa, los medios de comunicación más importantes del mundo, basados en recomendaciones de especialistas en salud mental, han incorporado ya en sus códigos de ética y manuales de estilo lineamientos acerca de cómo deben abordarse periodísticamente los casos de suicidio. La mayoría de veces, la regla general es no cubrir suicidios, a menos que se trate de un caso de interés público o de una figura de alto perfil.

Si la cobertura es inevitable -como es el caso de un expresidente-, la tendencia es la de no relacionar el suicidio con conceptos como el honor o el amor.

Si bien los medios no han ligado directamente el suicidio de Alan García con conceptos como estos, sí han reproducido las declaraciones de políticos como Mauricio Mulder y el exministro de Educación Idel Vexler, quienes irresponsablemente han calificado la decisión de García como un acto de honor y dignidad.

Otra práctica llamada a evitarse es la de mostrar únicamente los aspectos positivos de la persona y no recordar, también, los negativos, ya que, al enfocarse únicamente en lo “bueno”, el suicidio puede parecer más atractivo.

Por eso, no está mal recordar en los medios las luces de quien ha partido, pero, debido a las circunstancias de la muerte, señalar también las sombras no solo es responsable sino necesario.

tags