Opinión

Nuestras miserias

Keiko Fujimori habría adelantado elecciones por la incapacidad moral de todos los que no son fujimoristas.

12 de Septiembre del 2019 - 11:00 Renato Sandoval

¿Este país sería el mismo si es que no se hubiera firmado el acuerdo con Odebrecht para conocer a quiénes les rompieron la mano? No. Creo que estaríamos peor. Ocultar la verdad como gato que tapa sus heces no eliminaría la pestilencia, sino más bien la fermentaría.

Supongamos que los fujiapristas se tumbaron el acuerdo con Odebrecht, poniendo como excusa que la reparación civil -propuesta por los procuradores- era lesiva para el país. De yapa, los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez quedaron fuera gracias al fiscal supremo Pedro Chávarry.

Alejandro Toledo seguiría con la cantaleta de que el dinero con el que se compró mansiones y oficinas procede de la reparación civil de su suegra como víctima del Holocausto. Postularía a la Presidencia de la República aupado en hombros en una marcha de lucha contra la corrupción y la persecución política.

Alan García estaría haciendo alianzas para poder pasar la valla de 2021. Lo viéramos recorrer el país convocando a cuatro gatos en plazoletas. Se convertiría en el principal opositor del presidente Martín Vizcarra, analizaría el bajo crecimiento económico y nos diría que en su gestión se hicieron 150 mil obras públicas. Y el Cristo donado por Odebrecht sería testigo.

Keiko Fujimori habría adelantado elecciones por la incapacidad moral de todos los que no son fujimoristas. Empezaría por Pedro Pablo Kuczynski y terminaría por Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz (jamás dejaría que la primera presidenta de la historia del país sea otra persona que no fuera ella).

Ollanta Humala y Nadine Heredia nunca hubieran pisado la prisión. Estarían comiendo chocolates Godiva en cualquier paraíso fiscal. Volverían apenas se enterarían de que el caso Odebrecht quedó archivado por falta de pruebas. Serían serios candidatos a volver a Palacio de Gobierno para competir contra Keiko Fujimori. Mario Vargas Llosa los volvería a avalar.

Susana Villarán, Luis Castañeda, Lourdes Flores, así como los miembros del Club de la Construcción, seguirían haciendo sus vidas como si el país fuera la chancha a la cual ordeñar. Finalmente, tampoco hubiéramos conocido que en las campañas algunos congresistas cantaron Você Abusou.

Infelizmente para los mencionados, el acuerdo con Odebrecht -con sus deficiencias- está permitiendo conocer de cerca nuestras miserias. 

tags