Opinión

Nuestros elegidos

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH PARDO

04 de Octubre del 2019 - 09:03 Iván Slocovich Pardo

Ha juramentado el gabinete ministerial a cargo del premier Vicente Zeballos en medio de un gran olor a inconstitucionalidad, que cubre al país desde la tarde del lunes, y si el Tribunal Constitucional (TC) no se pronuncia antes a pedido de la propia Organización de los Estados Americanos (OEA), cosa que dudo, en enero próximo tendremos unas elecciones legislativas insólitas para llevar al Congreso a 130 personas por menos de año y medio.

Ahora bien. En los últimos días, mucha gente ha culpado de esta situación al impresentable Congreso que hemos tenido. Sin embargo, a cuatro días de la dudosa disolución del Poder Legislativo por parte del presidente Martín Vizcarra, es momento de que el propio elector haga un mea culpa y se dé cuenta de que si hemos tenido a tanto delincuente y sinvergüenza en calidad de productor de leyes, fiscalizador y representante, ha sido por voluntad propia.

Muchos de los que se quejaban del Congreso y exigían su cierre hasta que lo lograron al amparo de un presidente mal asesorado a nivel jurídico son los mismos que, al momento de ir a las urnas, optaron por el más “gracioso”, “pícaro” o “bailarín”, o por el que más abría la billetera y regalaba canastas con alimentos, cervezas, llaveros, polos, almanaques o gorritos. ¿Y así reclamaban un Parlamento de primera?

La responsabilidad es también de los partidos políticos, si es que se les puede llamar así, por presentar listas de candidatos para el olvido. Miremos al fujimorismo, que se promocionaba como la primera fuerza política del país. Ellos nos “regalaron” a gente como Mamani y Esther Saavedra, así como años atrás el humalismo “ofreció” al país legisladores como Daniel Abugattás y las cocaleras que protegían, pese a sus antecedentes.

A los personajes nefastos que han facilitado el cierre del Congreso, a través de una interpretación antojadiza de la Carta Magna por parte del Poder Ejecutivo, los hemos elegido nosotros de manera libre y soberana, así que, en lugar de quejarnos, deberíamos informarnos y actuar de manera más responsable al instante de votar para no dar pie a que más tarde venga algún presidente a querer afectar la constitucionalidad por razones nada claras.

tags