Opinión

Nuestros padres de la Patria

COLUMNA: JULIO GARCÍA OLAECHEA

09 de Noviembre del 2018 - 07:00 JULIO GARCÍA OLAECHEA

La corrupción política es algo más que funcionarios públicos que cometen delitos, aprovechándose del poder que el pueblo les ha otorgado; es provocar un grave daño a la democracia, pues genera el descrédito de las instituciones. En nuestro país, por ejemplo, hoy existe un descrédito del Congreso. Nuestros padres de la Patria han desprestigiado el Congreso a través del partido Fuerza Popular, blindando jueces y fiscales, “chancando” a personas que les son incómodas, según sus intereses. Todo se ha puesto en evidencia a través de los chats “Mototaxi” y “La Botica”, los cuales no solo demuestran el nivel de coordinaciones “políticas” sino, también, el grado de sumisión hacia una persona totalmente ajena al Congreso. Nada es espontáneo, hasta los aplausos son coordinados. No hay votos de conciencia. Mientras más salen a hablar, más se hunden pues tratan de justificar lo injustificable.

Los congresistas de Fuerza Popular nos han demostrado cómo usan el doble discurso para juzgar. Cuando el Poder Judicial le dio prisión preventiva a los Humala Heredia, era una institución valiente, había un juez probo. Sin embargo, cuando se trata de su lideresa, el Poder Judicial está politizado y hay venganza política.

No obstante, deben comprender que el daño se lo hicieron ellos mismos. Tuvieron la oportunidad con una mayoría aplastante en el Congreso de sentar las bases para el desarrollo económico del país y trabajar por el bien común; pero se enfrascaron en peleas y blindajes innecesarios. Hemos sido testigos de cómo Fuerza Popular opera y cómo realizan las coordinaciones “políticas”, y ningún congresista piurano de esa bancada le ha pedido perdón al pueblo que los eligió. Primero, por haber perdido su derecho a actuar según su conciencia. Segundo, por haber blindado junto con su bancada a Hinostroza y a Chávarry. Y, tercero, por lo vergonzoso de los chats, así no estén directamente participando.

tags

    Más de JULIO GARCÍA OLAECHEA