Opinión

Nuestros políticos_

Columna de Iván Slocovich Pardo

21 de Diciembre del 2017 - 07:01 Iván Slocovich

La actual crisis por la que atraviesa el país, la cual podría costarle hoy el cargo al presidente Pedro Pablo Kuczynski, ha desnudado el nivel de nuestra clase política, que ha llegado en estos días a extremos pocas veces vistos. Para muestra tenemos el papelón televisado del legislador fujimorista Daniel Salaverry, quien “denunció” sin sustento la “compra de congresistas” para evitar la vacancia. Por la mitad de eso, cualquier agrupación política seria tendría que enviarlo al olvido eterno.

Pero el único no es Salaverry. También tenemos desde hace tiempo a Héctor Becerril con sus ataques de muy bajo nivel, a Yeni Vilcatoma que por algunas de sus acciones como la de ir a la sede de Odebrecht a pedir documentos ya ha pasado a un nivel pintoresco, y si vamos más allá, notamos también a la gente de izquierda que, en medio de sus divisiones y subdivisiones, plantea una nueva Constitución con un modelo económico afín a sus ideas, es decir, chavista.

Y si miramos al oficialismo, también encontramos varias perlas, empezando por Juan Sheput, el exdefensor del indefendible Alejandro Toledo tras las primeras denuncias del caso Ecoteva, quien ante una eventual vacancia del presidente Kuczynski pide la renuncia de los dos vicepresidentes, para que así se tenga que convocar a elecciones y el fujimorismo, según sus cálculos, tenga menos legisladores que en la actualidad.

Ni el presidente Kuczynski se salva, pues digan lo que digan sus defensores, los de siempre y los del momento, él solito se me metió en este gran problema por los negocios de su consultora con Odebrecht cuando era ministro. Aún si las cosas son como él afirma, en el sentido de que recién se entera de que Westfield trabajó para proveedores del Estado, estamos ante un mandatario que por más de una década no supo a qué se dedicaba su compañía, que además le daba dividendos.

El Perú es un país con problemas muy serios, y es lamentable darnos cuenta de que algunos de los que tienen que sacarnos de esos líos, como la inseguridad ciudadana, la corrupción, la economía que no termina de calentar y la reconstrucción pendiente, sean los mencionados líneas arriba, porque a ellos los elegimos. Pase lo que pase hoy en el Congreso, quedamos notificados de en manos de quiénes estamos.