Opinión

Pacto bajo la mesa

Columna de Iván Slocovich

25 de Diciembre del 2017 - 07:27 Iván Slocovich

Cosas así solo ocurren en el Perú. Ahora resulta que en estos momentos Pedro Pablo Kuczynski ocupa el cargo de presidente del Perú por obra y gracia de… Alberto Fujimori, pues fue el exmandatario quien desde su celda de la Diroes, y a través de su hijo Kenji, movió sus fichas para que un grupo de legisladores de Fuerza Popular se abstenga de votar por la vacancia que estuvo a punto de darse, de no haber sido por la división de la bancada “naranja” promovida por “el Chino”.Irónico que quien hizo campaña y llegó a la Presidencia el año pasado siendo un durísimo crítico del gobierno de Alberto Fujimori, ahora le daba el cargo, pues pese a quien le pese, el actual jefe de Estado ocupa su sillón por obra y gracia de quien está condenado por corrupción y asesinato. ¿Qué dirán los antifujimoristas que celebraban que no se haya dado la vacancia? ¿Dirán que Kuczynski es un gobernante “ilegítimo” por ser desde el jueves pasado un producto de la Diroes?Y ahora bien, como en política no hay coincidencias, habrá que ver a cambio de qué fueron esos diez votos de los “kenjistas/albertistas”. ¿Se viene el indulto? Si es así, tendríamos una situación insólita e irónica -y hasta risible-, pues quienes apoyaron la permanencia del presidente Kuczynski en Palacio de Gobierno, a la larga habrían terminado apuntalando a un gobernante que a estas horas ya tendría el lapicero en la mano listo para firmar la liberación de Fujimori.Habrá que ver si los pasitos de baile que dio el Presidente en la puerta de su casa tras salvarse de la vacancia estuvieron inspirados en “El ritmo del Chino”, pues además, como bien anotó ayer el colega Federico Salazar en su columna de El Comercio, lo visto en las últimas horas ha significado el retorno de Alberto Fujimori a la política, al desbaratar la hegemonía de su hija y de paso darle una patada a la izquierda, que lo ha visto como un demonio desde hace dos décadas.Los próximos días serán cruciales para el país, pues veremos a cambio de qué fueron los votos que inesperadamente salvaron al Mandatario de la vacancia ya cantada. Por lo pronto, ya vimos un informe médico que recomienda el indulto humanitario y a las pocas horas, en la noche del sábado, hemos sido testigos de la salida de Fujimori a una clínica por una recaída en su estado de salud. ¿Son los pasos previos a la firma del indulto? ¿Kuczynski negoció bajo la mesa? Veremos.

tags