Opinión

¿Pena de muerte con este sistema de justicia?

COLUMNA: EDITORIAL

10 de Julio del 2018 - 07:30 Editorial

Para quienes cada cierto tiempo salen con posturas demagógicas como las de pedir pena de muerte para violadores, terroristas y demás indeseables que no hacen más que dañar a la sociedad, los audios conocidos en las últimas horas dejan en claro qué clase de sistema de justicia tenemos, el cual, a todas luces, es incapaz de decidir la vida o la muerte de un ser humano, por más criminal que sea.

Tendríamos que preguntarnos si magistrados como los que vemos por estos días en aparentes negociaciones telefónicas para nombramientos de amigos o “recomendados”, y reducciones de sentencias, estarían en la capacidad profesional y moral de tomar decisiones irreversibles como las de mandar al paredón a un procesado. En Correo creemos que no.

Para pensar en la pena de muerte y proponerla, primero habría que hacer una profunda reforma del sistema judicial y erradicar -y quizá hasta encarcelar- a muchos de los magistrados que hoy en las fotos se lucen con medallas en el pecho, pero que en realidad jamás debieron llegar al Ministerio Público, al Poder Judicial o al Consejo Nacional de la Magistratura (CNM).

Pedir que se haga efectiva la pena capital, en las actuales condiciones de nuestro sistema judicial, más parece una burla o una postura política que solo busca el aplauso de la tribuna, tal como vemos cada vez que sucede un lamentable e indignante caso de violación y asesinato. Hay que ser realistas. Con muchos de los jueces y fiscales que hoy tenemos, no vamos a ninguna parte. Los cambios tienen que ser radicales.

tags