Opinión

Perú tiene que torcer la lógica

Para muchos, Uruguay vive hasta ahora del mito del “Maracanazo”

29 de Junio del 2019 - 07:50 Jorge Esteves

“La noche anterior, nadie podía dormir. La mañana siguiente, nadie quería despertar".

Esta frase la escribió el uruguayo Eduardo Galeano para resumir el estado de ánimo de los brasileños antes y después de la derrota en el Maracaná ante los charrúas, en la final del Mundial de 1950, la mayor sorpresa del fútbol mundial. De la fiesta al velorio.

Para muchos, Uruguay vive hasta ahora del mito del “Maracanazo”, ninguneando el tercer puesto en el Mundial México 70 y el cuarto lugar en Sudáfrica 2010, y sin destacar los 15 campeonatos en la Copa América.

Es evidente que los celestes son potencias mundiales y más allá de su historia, hoy son favoritos. El trabajo de la selección peruana debe apuntar a torcer esa lógica y ponerle límites al rival. Si no logramos preocuparlos y si no tenemos una fortaleza cualitativa, será muy difícil aguantarlos. La propuesta peruana debe ser visible, clara y eficaz; de lo contrario, la suerte estará echada.

Así como el “jogo bonito” es más una estrategia de marketing a favor de la selección brasileña, la “garra charrúa” es para la selección uruguaya. A propósito, siguiendo con Galeano, el escritor decía en su libro Cerrado por fútbol que “la garra charrúa invoca el coraje y la furia de nuestros indios, exterminados hace casi dos siglos, y atribuye esas virtudes a nuestro fútbol”. Decía también que los desaparecieron al hacerles una trampa. En 1832, el presidente Fructuoso Rivera los convocó a firmar la paz a cambio de entregarles unas tierras. Organizó una gran recepción con buena comida y mejores bebidas. Cuando los charrúas estuvieron borrachos, los mataron a todos y fueron arrojados al arroyo Salsipuedes.

Los uruguayos siempre hacen gala de esa estirpe que les aumenta el ego. A Perú le queda sostener toda su chance no solo en su leyenda del buen toque, sino en su fama reciente de equipo solidario, en el que todos acompañan hombro a hombro el talento de Carrillo, Cueva y Flores y la explosión de gol de Guerrero. Con esas armas no habrá rival que resista.

tags