Opinión

Pete Buttigieg

​Por primera vez un político abiertamente gay podría convertirse en el candidato a la Presidencia del Partido Demócrata en EE.UU.

21 de Abril del 2019 - 07:37 Alberto de Belaunde

Por primera vez un político abiertamente gay podría convertirse en el candidato a la Presidencia del Partido Demócrata en EE.UU. Se trata de Pete Buttigieg, de 37 años, actual alcalde de South Bend, Indiana. En pocas semanas ha empezado a crecer en las encuestas, y actualmente se encuentra en tercer lugar, luego de los populares Joe Biden y Bernie Sanders.

Buttigieg tiene un perfil muy interesante. Habla ocho idiomas, es veterano de Afganistán y fue reelegido alcalde con más del 80% de los votos en un Estado que es mayoritariamente republicano. Además, ha construido un discurso dirigido a las clases medias muy atractivo, basado en la recuperación económica lograda en South Bend.

Buttigieg entusiasma no solo por su innegable carisma, sino por lo simbólico de su postulación. En EE.UU. las personas homosexuales -y la comunidad LGBT en general- han sido históricamente marginadas, tratadas como ciudadanos de segunda categoría. Que la candidatura de Buttigieg sea políticamente viable habla de los avances sociales logrados en dicha sociedad, los cuales han sido posibles gracias a la lucha de décadas del movimiento LGBT, iniciada hace exactamente 50 años con los disturbios de Stonewall en Nueva York.

En el mundo, todavía hay 70 países que criminalizan las relaciones homosexuales; y en nuestro país, si bien no es ilegal, los que integramos la comunidad LGBT tenemos serios problemas para el reconocimiento y respeto de nuestros derechos. Sin embargo, ejemplos como el de Pete Buttigieg en EE.UU. ayudan a mantener el entusiasmo, pues nos recuerdan que no importa lo difícil que parezca la lucha, es posible llegar a tener una sociedad más libre e igualitaria.

tags