Opinión

Piratas en Lima

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

08 de Noviembre del 2019 - 07:30 Iván Slocovich Pardo

El miércoles se suspendió a última hora una paralización del servicio de corredores complementarios que cada día moviliza a 600 mil usuarios por arterias principales de Lima. El gerente general de la Asociación de Concesionarios de Transporte Urbano (ACTU), Ángel Mendoza, ha dicho, entre otras cosas, que el gran problema que tienen es que la autoridad no frena la gran informalidad que opera en esas rutas y que, sin duda, es una competencia desleal y hasta delictiva para ellos.

Lamentablemente, a este señor no le falta razón. Hace una semana, comentaba en este mismo espacio que avenidas y calles de la ciudad se han convertido en el gran reino de la informalidad en el transporte. Como muestra están los ilegales “taxi colectivos” que circulan por vías como Javier Prado, La Marina, Arequipa, Tacna o Brasil. Hasta el Zanjón tiene este problema. Basta pararse unos minutos en cualquier paradero de una de estas arterias para ver cómo operan estas unidades.

Pero la toma de la ciudad por parte de “piratas” no se manifiesta solo a través de los “taxis piratas”. También están las motos lineales haciendo un servicio ilegal de pasajeros. Las inmediaciones del óvalo de Higuereta, en Surco, son una gran muestra de este desmadre. Hace dos semanas, dimos cuenta de una batalla campal entre gente dedicada a esta actividad al margen de la ley, que se daba el lujo de disputarse un paradero.

En el caso de los corredores formales que ofrecen un eficiente servicio, a diferencia de las combis y coaster de triste recordación, el gran problema que tienen es que la autoridad de transporte no ha destinado corredores exclusivos para ellos, lo que les genera lentitud en la circulación y las consecuentes demoras y colas en los paraderos. Esto brinda un espacio para que los “piratas” aparezcan ofreciendo movilidad “rápida”, aunque esta sea ilegal y peligrosa para los usuarios.

Sería un grave retroceso para la ciudad si el servicio de corredores llegara a fracasar. Significaría que la informalidad es más fuerte que la ley, el orden, la seguridad y los esfuerzos que se hacen para tener una ciudad con un servicio de transporte público digno de seres humanos. Ayer, el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, ha dicho que se ha llegado a un acuerdo con los transportistas y que gestionará más fiscalización policial. La ciudadanía espera muy atenta

tags