Opinión

POLÍTICA EXTERIOR PARA NUESTROS PRODUCTOS

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

06 de Marzo del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Muy gratificante ha sido la noticia de que nuestras ricas y cremosas paltas acaban de otorgarle al Perú el importante reconocimiento internacional como segundo proveedor mundial de este producto. Eso significa que su exportación ha crecido considerablemente y de que en el mundo la gente come muchísima palta. Es una extraordinaria noticia que debería replicarse para otros productos nacionales de envidiable calidad internacional. El ex canciller Carlos García Bedoya (1925-1980), el máximo exponente de las Relaciones Internacionales del Perú -los otros dos que se hallan a su diestra son Oswaldo de Rivero y Manuel Rodríguez Cuadros, sin discusión-, enseñó que la política exterior no era otra cosa que la externalización de los intereses nacionales, sean internos o internacionales, pero siempre intereses, donde debe prevalecer lo que al Estado más convenga o lo que para el Estado sea siempre lo mejor. La acción externa del Perú se desarrolla por tres frentes: las embajadas o misiones diplomáticas, las representaciones permanentes y los consulados. Sus miembros son, de un lado, los diplomáticos de carrera y de otro, los profesionales, técnicos, académicos y militares especializados en la referida acción externa, los que siempre deben estar al servicio del país. La línea maestra de la política exterior la ejecuta la cancillería conforme el mandato del presidente de la República que la dirige por prerrogativa constitucional. Si cumpliéramos escrupulosamente esta secuencia lógica que acabo de referir muchos productos nacionales estarían en el lugar que ha alcanzado el nivel de colocaciones en el mundo la palta peruana. Nuestros espárragos comenzaron muy bien, fueron aplaudidas sus colocaciones por privados pero solos no pudieron mantener el lugar preeminente que tuvieron por buen tiempo y siendo primeros en exportarla hasta el 2015, cayó en el 2016 y el 2017. La acción externa peruana debe abrir espacios y generar puentes con sus inmejorables contactos para empoderar nuestro mercado internacional.

tags