Opinión

¿Por qué Kim Jong-Un se acerca a Seúl?

La conducta tramposa de Kim es para desconfiar y sabe que Washington lo tiene chequeado.

11 de Febrero del 2018 - 11:44 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

El mayor rompecabezas de EE.UU. es conocer las intenciones de fondo del líder norcoreano Kim Jong-un, que no detiene sus gestos de mayor acercamiento con Corea de Sur. La foto que ha dado la vuelta al mundo durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en la ciudad surcoreana de Pyeongchang en que se ve a Kim Yo-jong, hermana de Jong-un, sentada en el palco oficial junto al vicepresidente estadounidense Mike Pence, es por demás elocuente. Nunca se miraron y mucho menos cruzaron una sola palabra. Al contrario, sus rostros serios e indiferentes estarían confirmando que ambos países mantienen profundas desconfianzas. El mensaje del presidente Trump a través de Pence sería hacerle saber a Kim Jong-un que no ve sincero su acercamiento a Seúl y que podría estar engatusando al presidente surcoreano Moon Jae-in, de inocultable proclividad al deshielo entre las dos Coreas, algo entendible porque sus padres nacieron precisamente en Corea del Norte. La bandera de fondo blanco con el mapa de toda la península en azul, con la que desfilaron los atletas de ambas Coreas en acto simbólico de buscar la unidad, es todavía una caja de Pandora mirada con recelo por EE.UU. La conducta tramposa de Kim es para desconfiar y sabe que Washington lo tiene chequeado. Por eso solamente buscará reunirse con el surcoreano Moon. El reciente escenario “novedoso” que algunos llaman histórico tiene un punto muerto: la unidad política de la península y qué líder podría presidirla. Acaso Kim Jong-un, el tercero de una tiránica dinastía y a quien además le costó construir su llegada al poder, aceptaría ceder el poder en una etapa de ulterior integración política coreana. Su reporte amenazante no ayuda a concluir que así sea, incluso aunque sea empujado al acercamiento por China, su aliado histórico, que no quiere hacerse problemas viéndose involucrado en conflictos distractores de sus objetivos planetarios.