Opinión

PPK: Jugar con fuego

COLUMNA: EDITORIAL

21 de Febrero del 2018 - 07:30 Editorial

Poner en agenda el aumento de la remuneración mínima vital (RMV) no le ha servido de mucho al presidente Pedro Pablo Kuczynski para zafarse de la crisis política por el nuevo pedido de vacancia en su contra y las venideras declaraciones de Jorge Barata, quien es colaborador eficaz en el caso “Lava Jato”.

Sin embargo, preocupa que dicha propuesta gubernamental sea manipulada por otros sectores, como la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), un gremio que ha revivido gracias al llamado del Gobierno para que vuelva a participar en el Consejo Nacional de Trabajo (CNT) y que ahora exige un incremento salarial de casi un cien por ciento.

O el Presidente busca abrirse un nuevo frente si un aumento considerable de las remuneraciones no prospera, o simplemente quiere generar un distractor para lo que se viene con respecto a la declaración de Barata. Para un economista como el jefe de Estado, lo segundo se acercaría más a su intención.

Hablar de la RMV es jugar con fuego. Por un lado está el interés natural de quienes menos perciben en un sector tan sensible como el manufacturero; y, por el otro, el empresariado, que debe ajustar sus cifras para, en caso se concrete, cumplir con el mandato del Gobierno, lo que no impide que incluya despidos o más informalidad.

En ese contexto, si las declaraciones de Barata, que supuestamente deben darse el 27 y 28 de este mes, terminan por sepultar cualquier debate para incrementar la RMV, entonces tendrá que lidiar con otro frente de batalla: la descalificación de las masas. Así las cosas, el cálculo del Ejecutivo por amenguar la crisis terminaría, finalmente, hundiéndolo.

tags