Opinión

Príncipe encantador

COLUMNA: LUIS ALFONSO MOREY

14 de Marzo del 2019 - 07:00 Luis Alfonso Morey

Salvador del Solar tiene un enorme reto, así como la capacidad y las ganas de tener éxito. A su favor juegan su capacidad para comunicar, su popularidad, su imagen de príncipe encantador, su honestidad, sus credenciales académicas y su indiscutible talento. Cuenta con una serie de atributos de los que carece Martín Vizcarra, y es por eso que su elección constituye una jugada política inteligente. Tiene, además, una impecable historia personal y un elemento que no es el que más abunda en nuestra política: tiene clase. En su contra juegan su postura abiertamente antifujimorista -en un país muy fraccionado que lo que necesita es reconciliarse- y la idea de que se rodeará de personas que dificultarían la creación de un clima de concordia y colaboración. Si convoca a los mejores y es dialogante, será un buen gestor y liderará un gobierno exitoso. Resulta trascendental para el Perú que personas honestas y preparadas asuman roles importantes en nuestra política. Independientemente de su posición ideológica, de la que se puede discrepar, es una excelente señal que gente de su talla y con sus valores participe con roles protagónicos en la vida política nacional. Un último pero no menos importante factor: viene de una familia con honor y prestigio y ha estudiado en un colegio donde le han inculcado valores. Esperamos que tenga mucho éxito. Recordemos que su éxito como Premier será el éxito de todos los peruanos.

tags