Opinión

Proyecto con nombre propio

Columna de Iván Slocovich Pardo

06 de Enero del 2018 - 07:04

Se equivoca la bancada de Nuevo Perú, al pretender la eliminación del requisito de la presentación de firmas de adherentes para la inscripción ante las autoridades electorales de un partido político, precisamente en momentos en que dicha agrupación de izquierda busca su formalización tras separarse del Frente Amplio. En otras palabras, quieren que el Congreso dé una norma para ser ellos los primeros beneficiados.

Es verdad lo que dice la congresista de Nuevo Perú Marisa Glave, en el sentido de que el requisito de las firmas no ha evitado la proliferación de partidos que de poco o nada han servido. Miremos a esas agrupaciones que suelen servir de “vientre de alquiler” a los que no logran inscribirse. El “moradito” Julio Guzmán y Yehude Simon saben muy bien de eso. Sin embargo, si no se presentan listas de adherentes, la cosa podría ser mucho peor.

La legisladora debería tener en cuenta que la democracia no solo debe significar abrir las puertas para que todos puedan acceder a un cargo público. De ser así, tendríamos cientos de “partidos políticos” de plástico o triplay. Democracia también significa representatividad, el llevar la voz de varios. No solo implica juntarse, “hacer vida partidaria” y listo, vamos a inscribirnos para ser presidentes, congresistas o alcaldes.

Habría que ver si los congresistas de Nuevo Perú, de no estar en estos momentos buscando firmas para su inscripción, tras separarse del Frente Amplio de Marco Arana, se preocuparían tanto por sacar adelante esta modificación que viene camuflada entre otras propuestas de cambio a la norma vigente. Por lo menos de ética no tiene nada esta intención, por más justificación “política” y “democrática” que vengan a darnos.

Felizmente, la bancada de Nuevo Perú tiene apenas diez legisladores, por lo que será muy complicado que este proyecto de ley con nombre propio prospere. Eso los llevará, si quieren existir como partido para futuras elecciones, a cumplir con esa formalidad imperfecta, pero en mi opinión necesaria, que es buscar firmas de adherentes. Para su pesar, la cantidad que deben alcanzar hoy es bastante alta (800 mil firmas), pero es lo que hay.

tags

    Más de