Opinión

"Qué hacer" ya en Conga (mismo Lenin)

01 de Diciembre del 2011 - 02:50 Aldo Mariátegui

Los ultras rojos se están quitando las máscaras verdes: ahora el ululante cabecilla antiminero Wilfredo Saavedra -un ex MRTA que estuvo detenido 10 años por dinamitar el Juzgado Mixto de San Marcos- plantea extender la protesta por todo el norte, mientras que el desequilibrado cura Arana es aún más orate y propone una "marcha nacional" (¿su "Marcha a Roma", a lo Mussolini?) para que ésta llegue a todo el país. Ante estas bravatas ya insurreccionales, el Estado debe aplicar su autoridad y proceder a detener a estos extremistas, que quieren pescar a río revuelto y convulsionar al Perú, seguramente apoyados en sus bien aceitadas redes nacionales de ONGs, radios y agitadores antimineros. ¡Ya estuvo bueno de aguantarles tantas huevadas! Esto ya no es libertad de expresión, huelga o protesta, sino un llamado a crear el caos para obtener por la violencia y la anarquía lo que no pueden por las urnas (Arana ni siquiera pudo postular por falta de firmas).

Ya hay que aplicar el bisturí de la ley para cortar estos tumores que compiten en cuál es más agitador (el germen del pasado MRTA de Saavedra y la demencial Tierra y Libertad de Arana le quieren ganar el liderato a la maoísta Patria Roja del presidente regional Gregorio Santos). Ya hay que desarmar estas redes radicales de una buena vez para que dejen de joder tanto, lo que pasa por apresar ya a los líderes extremistas que quieren incendiar la pradera, intervenir a las irresponsables radios que andan incitando a la violencia, poner fuera de la ley a las ONG conspiradoras y defenestrar a Santos de la presidencia regional si persiste en su actitud insurreccional. Al mismo tiempo, se deben buscar interlocutores locales moderados, como el alcalde de Celendín, para dialogar. No pensemos que Cajamarca es antiminero: el prominero fujimorismo es la segunda y robusta fuerza allá.

Si no cortamos esto, pronto Arana, Saavedra y compañía le pondrán la puntería a Toromocho, Quellaveco, Michiquillay, Las Bambas, Galeno, La Zanja y demás proyectos que ya están por cristalizar. Ya lograron abortar Quilish, Tía María, Santa Ana/Bear Creek (Puno), Tambogrande y Río Blanco. ¡Sería un suicidio económico para el país! Y lo que va a ocurrir después es que Conga se va a llenar de informales, que van a evaporar las 4 lagunas con mercurio.

De otro lado, otras medidas. En primer lugar, Yanacocha tiene que hacer un mea culpa público frente a Cajamarca, porque buenas metidas de pata tiene en su haber. Me dice gente racional que vive en Cajamarca que allá se tomaría muy bien por el pueblo un pedido de perdón y una buena dosis de autocrítica humilde por parte de una empresa que se ha manejado allá casi tan mal como Lucchetti en los Pantanos de Villa.

También Yanacocha debe renunciar a su proyecto de secar 4 lagunas por ahorrarse unos dólares y limitar eso a la laguna El Perol, que es donde está el oro. Me dicen expertos que 2 -o hasta 3- lagunas pueden salvarse traquilamente.

En cuanto al Gobierno, éste debe enarbolar la zanahoria junto al palo. Eso pasa por copiar al Alaska Fund y repartir parte del canon a la población vía cheques mensuales en cuentas individuales. Así la va a ver de verdad: S/.200 al mes le cambia mucho la vida a un pobre campesino. Ya que se lo gasten en lo que quieran (son adultos que votan y que Rafo León ejerza su paternalismo caviar con sus familia). Se anuncia eso ya y esto se desinfla muy rápido: el billete es un bálsamo que calma a cualquier crispado. Repartan plata y verán cómo estos payasos extremistas se quedan solitos.

También el Gobierno tiene que expectorar de una vez a todos esos quintacolumnistas que sabotean sus esfuerzos negociadores desde adentro. Echave ya se largó solo, pero el radicalísimo ministro Giesecke y su viceministro Cabieses (que trabajó años con Evo) deben ser botados mañana mismo. Y junto al caviar Eguiguren, que no va a dejar que la Policía actúe por su maldita CIDH...

tags