Opinión

Que no quede huella

Columna: Rolando Rodrich

07 de Noviembre del 2017 - 07:00 Rolando Rodrich

El Gobierno está promocionando en la televisión la Reconstrucción con Cambios. Al hacerlo, reconoce la necesidad de divulgar hechos que, o la gente no sabe, o cree que son de otra manera, distinta a la real o a la que el Gobierno quiere que se crea. El que solo se entera de lo que pasa por la televisión no tiene muchas alternativas. Distinto es quien sí camina el río y contrasta lo que ve con lo que dicen. El apuro en gastar la millonaria inversión tiene mucho que ver con lo volátiles que son los ministros y el gabinete en su totalidad ante un Congreso donde la mayoría no tiene otra cosa en qué pensar que no sea el indulto. Ser conscientes de la brevedad de su vida pública solo estimula a la cosecha, nadie siembra. Todos sabemos que los números no van a cuadrar finalmente, ni las volquetadas, la maquinaria, ni los tiempos o las distancias. Tampoco los números de registro o placas de la maquinaria, mucha de la cual está de adorno en las playas del río. Por eso es que en diciembre hay que dar por concluido todo trabajo en el cauce del río. El resto ya será complicidad de la naturaleza. Hoy hacemos los hombres lo que toda su vida el río hizo por sí solo: colmatar y descolmatar su cauce. Solo algo de lluvias, un poco de agua en el río, lo suficiente para que no quede huella. Lo que más pena e indignación provoca es saber cómo se despilfarra y desvía una inversión de estas dimensiones, que nunca más en su vida Piura volverá a tener. Los nombres de los responsables de este histórico despropósito tendremos que grabarlos en piedra.

tags