Opinión

Que se imponga la objetividad

COLUMNA: EDITORIAL

08 de Noviembre del 2019 - 07:00 Editorial

Las idas y venidas en la política peruana han generado que la lucha sea impiadosa en los últimos tiempos. Uno de los partidos que ha quedado descolocado y magullado es Fuerza Popular.

Mientras Keiko Fujimori libra una batalla ante el Tribunal Constitucional por su libertad, unas declaraciones de Jorge Yoshiyama a la Fiscalía parecen golpear duramente a la cúpula del fujimorismo. El sobrino de Jaime Yoshiyama reveló que este y la lideresa de Fuerza Popular sabían que la empresa brasileña Odebrecht había entregado dinero para la campaña electoral del 2011.

“Hay una clasírima persecución política. (…) Quieren probablemente elecciones sin la participación de Fuerza Popular”, dijo la histórica fujimorista Martha Chávez, luego de la audiencia en la que se pidió incluir a ese partido en el caso "cócteles".

En este caso, hay muchas discusiones abiertas y lo mejor sería profundizar las investigaciones. Es cierto que la intención de algunos es alinear al fujimorismo respecto a un oscuro pasado y un afán de demonizarlo, adjudicándole una segunda intención a todo lo que emprende, pero sería saludable para el sistema de justicia y la democracia que se imponga la objetividad. Hay muchas maneras de analizar esta situación de Fuerza Popular; no obstante, cuando entran en juego la pasión y el interés partidario, todo se degrada.

tags