Opinión

Rechazo y apoyo a la clase política en el centro del país

COLUMNA: Jorge Esteves Alfaro

06 de Septiembre del 2018 - 07:00 Jorge Esteves

En la última encuesta de Ipsos Perú, el 83% dice que los alcaldes son corruptos y el 82% sostiene que los políticos también lo son. Es evidente que un alto porcentaje de la población rechaza la clase política, desprovista de ideales, de compromisos con las mayorías y de valores. Por ello, no es extraño que mucha gente en el centro del país manifieste que no votará por nadie en las próximas elecciones regionales y municipales porque todos son sinvergüenzas, por decir el calificativo más suave. Es que los peruanos ya no confían en la capacidad y voluntad de los políticos de resolver sus problemas y mucho menos en que sus promesas se concreten.

Pese a tantas cifras de desprecio a los políticos tradicionales, en el centro del país ocurre un hecho paradójico. En regiones como Junín, Huánuco, Huancavelica y Ayacucho lideran las encuestas -y probablemente vuelvan al poder- políticos que ya fueron gobernadores o vicegobernadores regionales.

En Junín, el exgobernador regional Vladimir Cerrón tiene la mayor preferencia en todos los sondeos. Lo mismo ocurre en Huánuco con Luis Picón y en Huancavelica con Maciste Díaz, quienes fueron presidentes regionales en el periodo 2010-2014. En tanto, en Ayacucho tiene grandes opciones José Urquizo, quien ha sido vicepresidente regional y congresista.

¿Cómo se entiende que gran parte de la población manifieste su hartazgo contra los políticos y principalmente contra los que ya fueron autoridades, y luego se les respalde en la intención de votos? Aparentemente, la gente percibe que los gobernadores actuales hicieron una peor gestión, además de que la clase política creó las condiciones para que gente nueva y valiosa se desanime en participar.

tags