Tal vez se convirtió en una de las últimas iniciativas innovadoras en la gestión pública nacional, la cual surgió para alivianar las consecuencias que dejó El Niño en la costa norte del país, buscando desarrollar múltiples intervenciones con proyectos de inversión en sectores prioritarios como agua, educación y vías.

Durante la crisis originada por las lluvias —como suele ocurrir—, los medios de comunicación dieron una amplia cobertura a la situación, pero como la reconstrucción tomó tantos años, el trabajo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) fue bastante silencioso; sin embargo, persistía en sus objetivos y dinamizaba las economías locales por medio de los ingentes recursos destinados que, para este año, ascendían a la cifra nada despreciable de 8 000 millones de soles.

Tal vez la ARCC a diferencia de los ‘Acuerdos Gobierno a Gobierno’ (que se emplearon para la construcción de la infraestructura deportiva de los Juegos Panamericanos de Lima), no logró obtener un hito mediático de sus beneficios, como lo alcanzaron los Panamericanos gracias a la amplia cobertura informativa que tuvieron, junto a la apropiación que hizo la población de las instalaciones por medio de su asistencia a los diversos certámenes.

Pero con el ingreso de Robert López de Victoria Nacional a la jefatura de la ARCC, se espera que el rol técnico que tuvo se torne político al tratarse de un año electoral, más aún cuando sus recursos están destinados a la costa norte, que hasta ahora es el fortín de la oposición.