Opinión

​Regresamos al Mundial hoy

Recuerdo hasta ahora el momento en que le tiré no sé qué al televisor de mi casa cuando veía el partido de Perú con Argentina en Buenos Aires en 1985

16 de Junio del 2018 - 07:30 Eugenio D'Medina Lora

Hoy vuelve Perú a un Mundial luego de treinta y seis años. La lejana Rusia es el escenario que nunca imaginamos, pero que fue. Recuerdo hasta ahora el momento en que le tiré no sé qué al televisor de mi casa cuando veía el partido de Perú con Argentina en Buenos Aires en 1985, en el que nos empataron faltando nueve minutos y nos bajábamos del avión para México 86. Repasé esa imagen una y otra vez todos estos años: la descolgada de Pasarella, la duda de Chirinos y de Acasuso, la embestida de Gareca. La providencia quiso un destino curioso y hasta irónico para nosotros, haciendo que quien fuera el argentino que nos metió ese gol fatídico sea el mismo que, tres décadas después, nos devolviera a otro Mundial. Nadie debiera olvidar lo que Ricardo Gareca ha hecho por nosotros, nunca, independientemente de los resultados. Y eso no es mediocridad; es realismo. Nuestro fútbol no corresponde al nivel de competencia que vemos ahora y que vimos durante los ocho mundiales que nos separan de España 82. Lo comprobamos con la competitividad de nuestros tres principales equipos en la Libertadores o en la Sudamericana. Esta selección llegó al Mundial con la confluencia de varias estrellas en el firmamento, pero ocurrió y estamos ahí. Vamos a poder crear nuevos recuerdos, nuevas imágenes, nuevos videos. Por todo eso, les digo gracias a Gareca, a Guerrero, a Yotún, a Advíncula, al “Mudo”, a todos. Y aunque como cualquier hincha quiero ganar lo más que se pueda, para mí no hace falta más que su presencia. Por eso, hoy seré un agradecido con cualquier resultado, con solo ver cómo se vuelve a cantar el himno peruano en un certamen mundial. Algo a lo que me acostumbré de niño y de adolescente viendo a Perú en tres mundiales, cuando el fútbol era acaso lo único que nos daba alegría verdadera como sociedad. Eran otros tiempos. Pero hoy quiero disfrutar.

tags