Opinión

Renuncie, señor Chávarry

Su actitud mancha a toda la institución, pues más allá de la presunción de inocencia, hay un tema de apariencia debida, de dignidad y de evidente conflicto de intereses

02 de Septiembre del 2018 - 11:26 Alberto de Belaunde

Desde los tiempos de Blanca Nélida Colán no se veían estos niveles de indignidad en el Ministerio Público. Pedro Chávarry se aferra al cargo de fiscal de la Nación, obviando no solo la mayoritaria opinión ciudadana en su contra, sino también un informe hecho por la valiente fiscal contra el crimen organizado Sandra Castro, que lo sindica como uno de los integrantes de la organización delictiva “Los Cuellos Blancos del Puerto”.

Su actitud mancha a toda la institución, pues más allá de la presunción de inocencia, hay un tema de apariencia debida, de dignidad y de evidente conflicto de intereses que exigen que se aparte del caso para afrontar las investigaciones en su contra. Sin embargo, con el transcurrir de los días queda en evidencia que el manto de protección de la “señora K” y su “fuerza número 1” favorecen la impunidad, pues las mentiras “hay que entenderlas en su propio contexto”.

Por ello, como varios congresistas de las fuerzas democráticas del Parlamento, exijo la renuncia de Pedro Chávarry al cargo de fiscal de la Nación, y del resto de fiscales comprometidos en las investigaciones, pues su presencia en el cargo afecta la autonomía del Ministerio Público y compromete la eficacia de su labor. Asimismo, exhorto a la bancada de Fuerza Popular a que reconsidere su apoyo hacia Chávarry, por el bien de la estabilidad del país. Si queremos que las investigaciones a esta red de corrupción no se detengan, ni queden impunes, Pedro Chávarry no puede continuar ni un día más en su cargo. La ciudadanía quiere respuestas de su clase política. No ahondemos más la crisis.