Opinión

¿Representación diplomática de la “RASD” en el Perú?

la Cancillería peruana, con imperdonable desidia, está contribuyendo a afirmar un gravísimo reconocimiento ilegal

19 de Agosto del 2017 - 08:30 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

La autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática, o sencillamente “RASD”, no cuenta con reconocimiento por la ONU, por lo tanto, no tiene el atributo de soberanía, propio de un Estado -tal como fue legado de la Paz de Westfalia de 1648-, que le permita acreditar a representantes diplomáticos. Obviamente, la “RASD” tampoco ha sido reconocida por el Perú, por lo que no puede acreditar a diplomáticos ante nuestro país bajo ninguna categoría de representación diplomática permanente o ad hoc. Siendo así, entonces, pregunto: ¿Por qué razón se permite que la señora Jadiyetu El Mohtar participe en diversos eventos oficiales en nuestro país, realice visitas debidamente aceptadas por la Dirección General de Protocolo y Ceremonial de Estado, como ser recibida y atendida en el propio Congreso de la República, en la calidad de embajadora en Misión Especial de la “RASD”, que no tiene y que no existe y que, además, se permita opinar descaradamente, de la mano del recientemente expulsado embajador de Venezuela, Alfredo Molero, sobre asuntos internos de nuestro país o nos exija el reconocimiento de la referida “RASD”?

En ausencia de la formalidad de la acreditación correspondiente conforme la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, de la cual el Perú es firmante, los actos permisivos que estamos otorgando con status diplomático que no tiene esta señora, la Cancillería peruana, con imperdonable desidia, está contribuyendo a afirmar un gravísimo reconocimiento ilegal desde el derecho interno y un completo antijurídico desde el derecho internacional. Agudiza esa gravedad cuando la congresista Marisa Glave toma partido con la señora El Mohtar y la “RASD”, envalentonándose contra el embajador del Reino de Marruecos en el Perú. Inducida por la señora El Mohtar, que busca indisponer al Perú con Marruecos, Glave nos está metiendo en un problemón con el país árabe-africano más emergente del siglo XXI y con el cual el Perú mantiene una exitosa relación bilateral. Este es otro de los asuntos que el canciller Luna debe explicar al país.

tags