Opinión

Riesgo político y ética empresarial

COLUMNA: LUIS ALFONSO MOREY

31 de Enero del 2019 - 07:00 Luis Alfonso Morey

Hace exactamente un año Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori detentaban enorme poder. Lo perdieron y difícilmente lo recuperarán. El presidente Vizcarra parece capaz de gobernar el resto del periodo. Pocos pronosticaron un escenario como el actual. Muchas cosas han cambiado, pero otras no. La nueva organización de las bancadas del Congreso de la República presenta un nuevo panorama. La no reelección de congresistas contribuirá a renovar la política. Y habrá muchos más cambios en adelante. Entender el contexto político y conocer a sus distintos actores resulta imprescindible para toda corporación que haga un verdadero planeamiento estratégico. Pero no todas las empresas cuentan con orientación para enfrentar un entorno tan cambiante. El cambio constante es la regla general. Entender cómo funcionan y cómo no funcionan nuestras instituciones resulta crucial para tener éxito. Pero hay un nuevo ingrediente que está cambiando el juego. La integridad se ha convertido es uno de los pilares de toda organización que aspire a trascender y asegurar su futuro. Si la iniciativa del Consejo Privado Anticorrupción para promover buenas prácticas empieza a implementarse, habrá cada vez más dificultades para que los tramposos hagan de las suyas. El dicho de “roba pero hace obra” puede pasar a la historia si se le pone el pare a la corrupción, y para eso hace falta el compromiso real de los empresarios de verdad. Es más fácil de lo que parece. Manos a la obra.

tags