Opinión

Se necesita la rapidez de los quirófanos

Columna: EDITORIAL

03 de Noviembre del 2017 - 07:30 Editorial

El día en que oficializaban a Edgar Quispe Remón como el nuevo director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, en la región San Martín se desbordó la quebrada Mishquiyacu afectando a más de 800 pobladores de caseríos cercanos. No se solucionan las consecuencias terribles generadas por el fenómeno El Niño costero y ahora aparecen otras. Si no se actúa rápido, con la velocidad de los médicos en un quirófano ante un paciente que se debate entre la vida y la muerte, los problemas serán mayúsculos.

Si la lentitud para cumplir con la reconstrucción de buena parte del país era preocupante, ahora esta situación es intolerable. La renuncia de Pablo de la Flor, luego de cinco meses como director ejecutivo, complicó todo.

En estos momentos, confluyen las demandas de los pobladores afectados por los desastres naturales, el fanatismo de la oposición, la lírica del oficialismo y el ánimo incendiario de las redes sociales.

Lo importante es que Edgar Quispe se ponga a la altura de lo que requiere el país. La gente afectada necesita esperanza, pero fundamentalmente que atiendan materialmente sus exigencias. El nuevo director de la Reconstrucción con Cambios debe observar bien el panorama, como un tanteo inicial, y luego lanzarse a solucionar sin miramientos los problemas de la gente.

Sigmund Freud afirmaba que en el momento cuando el ser humano se levantó, se irguió, y separó la nariz de la tierra, el olor pasó a segundo plano y fueron mucho más importantes los sentidos de la vista y del oído. Por tanto, además de ver, hay que saber escuchar a los afectados.

tags