Opinión

Se vienen problemas en La Oroya y Huancavelica

​Días difíciles se vienen en el centro del país. Por una parte, la población de La Oroya, en la región Junín, anunció una movilización para el martes 16 de mayo en respaldo de los nuevos estándares de calidad ambiental, que permitiría la presencia de empresas para invertir en la reactivación del Complejo Metalúrgico.

11 de Mayo del 2017 - 07:00 Jorge Esteves

Días difíciles se vienen en el centro del país. Por una parte, la población de La Oroya, en la región Junín, anunció una movilización para el martes 16 de mayo en respaldo de los nuevos estándares de calidad ambiental, que permitiría la presencia de empresas para invertir en la reactivación del Complejo Metalúrgico. 

El problema es que hay otro grupo que se opone a las medidas del Ministerio del Ambiente. Son 29 instituciones de 11 regiones del país que estiman que con el flamante decreto supremo se incrementará en 8 veces el nivel de dióxido de azufre, aumentando el riesgo de mortalidad de la población. El asunto es que estas marchas casi siempre se transforman en desmanes y la Carretera Central termina bloqueada.

Por otro lado, en Izcuchaca, región Huancavelica, se cumplen 2 meses de la promesa hecha por el gobernador regional Glodoaldo Álvarez, quien se comprometió a solucionar el problema de la obra de saneamiento básico en ese distrito. El 13 de marzo último, miles de pobladores bloquearon la carretera Mejorada impidiendo el pase de vehículos de Huancayo hacia Huancavelica y Ayacucho. Incluso, cuando la autoridad regional se presentó en el lugar fue recibido a huevazos y tomatazos. Pasó el tiempo y no hay visos de que en estos días se resuelva esta crítica situación de tuberías colapsadas y focos de contaminación. Otra promesa del gobernador que no se cumple. Por eso, es muy probable en que las próximas semanas haya actos de protesta. Huancavelica la pasa mal. Por ejemplo, las muertes por neumonía en los primeros tres meses del año ya suman el doble del año pasado. La región sigue siendo la número uno del país en pobreza (45.2%) y en desnutrición de menores de 5 años (26.5%), así como la tercera en anemia de niños menores de 36 meses (58.1%). Por supuesto, el más cuestionado por estos resultados es el gobernador regional, quien parece menospreciar las demandas de la gente, al no cumplir lo prometido.

tags