Opinión

Seamos donantes

​Donar órganos es el gesto máximo de humanidad y amor por la vida que alguien puede tener hacia su prójimo.

26 de Mayo del 2019 - 13:25 Alberto de Belaunde

Donar órganos es el gesto máximo de humanidad y amor por la vida que alguien puede tener hacia su prójimo. Sin embargo, en nuestro país las cifras muestran que solo el 13% de peruanos consignan la aceptación de ser donantes en sus DNI, generando que tengamos la tasa más baja de toda la región. Por ello, gracias a los prejuicios y la desinformación, más de 9 mil peruanos están en lista de espera e incluso tenemos un 63% de casos en donde la familia termina oponiéndose a la voluntad del donante en su DNI.

Existen muchos mitos. Se cree que hay restricciones religiosas, que se trafica con órganos o que los potenciales donantes recibirían un tratamiento médico perjudicial, entre otros. Todo ello es falso y se necesitan campañas agresivas de concientización para contrarrestarlos.

En el Parlamento hay iniciativas legales de casi todas las bancadas muy positivas. Son dos los problemas centrales que pueden mejorarse. El primero es que se respete la voluntad del donante a pesar de la opinión contraria de la familia. Ello es relevante pues las familias están en situación de vulnerabilidad para tomar una decisión de ese tipo en esas circunstancias, e incluso pueden hasta arrepentirse posteriormente de la decisión tomada. El segundo pasa por disponer como opción predeterminada que todos seamos potenciales donantes a menos que expresamente nos neguemos a ello. La experiencia internacional muestra que esta opción ha aumentado considerablemente el número de donaciones.

Este no es un tema ideológico o político, es un tema humano. Promovamos en el país una cultura de donación de órganos que le dé a muchos enfermos una segunda oportunidad.

tags